El 1 de junio de 2012, SETEM organizó diferentes actos enmarcados en la acción La banca es la bomba, para denunciar las inversiones que los bancos hacen con nuestro dinero en empresas que fabrican armas utilizadas en conflictos de todo el mundo, y para descubrir las alternativas a la banca tradicional.